Mon Montoya.jpg
Mon Montoya. Foto. Eva Sala.
José Ramón Montoya Sereno,
conocido artísticamente como Mon Montoya, pintor. Nació en Mérida en 1947, si bien desde niño ha vivido en Ciudad Real y está instalado en Palazuelos de Eresma (Segovia) desde 1975.
Montoya es un destacado artista que ha participado activamente en numerosas exposiciones colectivas y eventos artísticos organizados en Extremadura, Castilla la Mancha y Castilla y León, y representado a España con sus obras en diferentes países del mundo. Ha realizado, asimismo, numerosas ediciones de obra gráfica e ilustraciones para revistas de poesía y libros de autor.La esencia de su obra la manifiesta con las siguientes palabras: Mi trabajo es una carta ininterrumpida que nace de la necesidad de contar, mediante signos, un proceso de traducción de la existencia.
Familia
Por su ascendencia familiar, y por haber nacido en Mérida y luego criado en Ciudad Real, puede figurar en la web de “Extremeños ilustres” y en la web de “Castellano-manchegos ilustres”.Su madre, María Sereno era natural de Cabeza del Buey y era la hija mayor de un ferroviario, inspector provincial de Renfe, que vivió y murió en Mérida. Su padre, Federico Montoya Blanco era natural de Ciudad Real. El matrimonio tuvo cuatro hijos siendo Mon, el primogénito. Por todo ello, Mon suele afirmar públicamente, emocionado, que Extremadura es su Madre y La Mancha, su Padre.Desde 1975 vive en Palazuelos de Eresma (Segovia), en compañía de su mujer, la también Artista Plástica, Eloisa Sanz Aldea, natural de Soria. Tienen dos hijos, Henar (1976) Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense y está ligada al mundo del Teatro, Cine y Televisión, y Juan (1978) Licenciado en Ciencias Políticas por la misma Universidad Complutense y Master en Comercio Exterior

Formación
El nido de los mirlos.jpg
El nido de los Mirlos,

Cursó los estudios de Bachillerato en el Colegio Nuestra Sra. del Prado (Marianistas) y en el Instituto de Enseñanza Media Maestro Juan de Ávila de Ciudad Real.A los quince años comenzó a asistir como alumno libre, y simultaneándolas con los últimos cursos de Bachillerato, a las clases de dibujo artístico de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Ciudad Real. Fue profesor suyo, entre otros, el gran artista clásico manchego Antonio López Torres.Terminado el bachillerato, se trasladó en 1968 a Madrid para preparar el ingreso en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando. En la Escuela Central de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Madrid inicia estudios de decoración de interiores y asiste asimismo a clases de dibujo en la academia de Eduardo Peña, situada en la Plaza Mayor. Allí entró en contacto con futuros compañeros de la Escuela de Bellas Artes,entre ellos Rafael Baixeras, Jesús Martínez Labrador y Fuencisla del Amo.En enero de 1970, obtuvo la “Dotación de arte Castellblanc” que le supuso una beca para realizar estudios de artes aplicadas en el Centro scolastico per le industrie artistique de Lugano, durante un período de seis meses.En Lugano conoció a profesores de estética y artistas destacados como Gualtiero Shonemberger, Pietro Salati y Nag Arnoldi, y bajo su tutela asistió en Milán y otras ciudades de Italia y Suiza a exposiciones y actos culturales en los que se respira una libertad impensable por entonces en España. Este periodo resultará decisivo en su formación.A su regreso a España ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, lo que le permitió restablecer el contacto con antiguos compañeros como Baixeras y Chus Labrador, donde obtuvo la licenciatura de Bellas Artes en 1975.
Inicios artísticos
Paraíso de cenizas nº3.jpg
Paraíso de cenizas nº3 2008 Técnica mixta sobre papel 100 x 100 cm. Mon Motoya (c)

En su juventud conoció en Ciudad Real a otros jóvenes con inquietudes culturales, entre los que se encuentran Alfredo Aguilera Bernárdez, Emilio Ontiveros Baeza y Esteban Núñez de Arenas. Juntos realizaron escenografías e ilustraciones para libros de literatura y poesía y organizaron debates y encuentros poéticos, además de participar en actividades deportivas.Participó en concursos juveniles de pintura y dibujo de ámbito provincial y nacional, y junto a Alfredo Aguilera descubre a los maestros del arte contemporáneo internacional, entonces casi desconocidos en España; por ellos siente de inmediato un vivo interés.Serán Francis Bacon, los artistas pop estadounidenses y británicos, así como ciertos escritores comprometidos social y políticamente, los que determinen su vocación artística de manera definitiva.
Inicios profesionales
En 1971 realiza, junto con los artistas Fernando Sánchez Calderón, Luis Cruz Hernández y Rafael R. Baixeras, la primera exposición pública de su obra en la sala Fierro de la institución Fray Bernardino de Sahagún de León, donde el poeta Antonio Gamoneda viene organizando muestras de algunos de los artistas jóvenes españoles más interesantes. En el último curso de sus estudios en la Escuela de Bellas Artes conoce a la también pintora Eloísa Sanz Aldea quienes se convertirán en matrimonio. En aquellos años, formaba parte del grupo "Seis y Cuatro".
Segovia
En 1975 se instala en Segovia, donde comenzó a explorar con Baixeras las diversas teorías artísticas que van dándose a conocer en España a raíz de la muerte del general Franco y la instauración de las libertades democráticas.Es en la galería La Casa del Siglo XV de Segovia, donde tiene lugar la primera exposición individual de Montoya. La muestra, que lleva por título Personajes de mi historia, es un primer intento de definir su posición ante el arte tras su etapa de formación escolar y académica.
Bienal de Sao Paulo
Del sol y de la tierra, ensayo 4, 2007.jpg
Del sol y de la tierra, ensayo 4, 2007 Técnica mixta sobre tela 200 x 300 cm Mon Montoya (c)

En 1977 se eligió para representar a España en la XIV Bienal de Sao Paulo de Brasil un montaje realizado por Montoya y Baixeras que llevaba por título Historia de un paisaje convencional. La construcción de este montaje se había llevado a cabo en un colegio situado a las afueras de Segovia y había dado lugar a la redacción de un manifiesto. Posteriormente esa obra representó a España en diversas exposiciones colectivas, de manera señalada las celebradas en Latinoamérica y Estados Unidos.

Primera exposición individual en Madrid
En 1978 inaugura su primera exposición individual en Madrid con el título El caracol de los Armaos, que representa la reinterpretación plástica de algunos sucesos de su infancia que le sirvieron al artista para explorar la dimensión sensible de la memoria infantil, y se advierte, lo mismo que en las obras realizadas en colaboración con Baixeras, un planteamiento doble de su trabajo: por un lado, la parte plástica, por otro lado, la obra –objetos diversos construidos en madera de forma imperfecta y otros elementos-símbolo, que había sido definida ya como sincrética en los trabajos conjuntos anteriores y en el presentado para la XI Bienal de París.Serán Francis Bacon, los artistas pop estadounidenses y británicos, así como ciertos escritores comprometidos social y políticamente, los que determinen su vocación artística de manera definitiva.
XI Bienal de París
En la XI Bienal de París, de 1980, reservada para artistas menores de treinta y cinco años, Mon presentó con su amigo inseparable Rafael Baixeras el montaje titulado Un paisaje imaginario, que guarda estrecha relación ideológica con sus obras anteriores. Sus dos grandes telas (de 200 x 600 cm) fueron adquiridas por el Estado español para ser alojadas en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. Pertenecientes en la actualidad a los fondos del Museo Reina Sofía.
Spanish Art Tomorrow
Capilla de la memoria 2.jpg
Capilla de la memoria 2 2010 Técnica mixta sobre tela 81 x 116 cm Mon Montoya (c)

En 1981 participó en la exposición itinerante Spanish Art Tomorrow, que viajó por varias ciudades importantes de Estados Unidos, y participó asimismo, junto a otros artistas y compañeros de generación, en una Bienal celebrada en diversos espacios artísticos de Madrid. Sin el menor ánimo competitivo ni comercial, esta muestra quiso reflejar el impulso renovador que vivía entonces el arte español, principalmente en Madrid.

Muerte de Rafael Baixeras
En 1989 una fulminante enfermedad acaba con la vida de su amigo Rafael Baixeras. El profundo impacto que le provoca este hecho encuentra un reflejo inmediato en su obra. Así, dedica a su amigo muerto una serie de obras de homenaje con el título Cada distancia tiene su silencio. Obras densas, turbadoras, que se inspiran en el poemario Descripción de la mentira de Antonio Gamoneda, autor a quien Baixeras y Montoya habían conocido tiempo atrás.La desaparición de su amigo lleva a Montoya a un replanteamiento general de su trabajo. La melancolía y la tendencia introspectiva se hacen aún más presentes en las obras que realiza, donde va afirmándose una nueva actitud, caracterizada por cierto distanciamiento escéptico frente a la vida y a las nuevas corrientes estéticas, y que encuentra su reflejo más cabal en la larga serie de obras titulada El castillo de Marinetti.
Relación con Extremadura
Dado el origen extremeño de Montoya, la Junta de Extremadura decidió incorporar al recién creado Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo de Badajoz un importante número de obras suyas, y organizó en Cáceres, Badajoz y Mérida una exposición que recoge las diversas fases de su producción artística desde 1975 hasta 1994.Las obras de 1993 y 1994 exhibidas en Extremadura, junto a la serie posterior Opus Lírica, cerraron definitivamente un ciclo caracterizado principalmente por los colores opacos y un orden compositivo extremadamente simple.

Muerte de Federico Montoya
En 1998 falleció su padre y las obras de esa época, están marcadas por la tristeza y la rabia ante esta nueva pérdida. El artista trata de explicarse la muerte de una persona que no dejó nunca de prestarle un apoyo decisivo a lo largo de su carrera.
Galería Almitante
En el año 2000, bajo el título Uno, realiza una exposición de sus últimas obras en la Galería Almitante de Madrid. En ellas reafirma su actitud introspectiva, instalándose en lo que cabría llamar un «diálogo con las sombras». El color vuelve a facturas de terciopelo. Se sirve del oro como elemento metálico de composiciones complejas, intensas y limpias en su resultado final. Gusta de titular sus obras con fragmentos de los poemas que han ejercido una influencia profunda en él.
Estados Unidos
En 2002, y por mediación del Museo Esteban Vicente de Arte Contemporáneo de Segovia, viaja a los Estados Unidos. En la Fundación Yaddo de Saratoga Springs (estado de Nueva York), el contraste entre su apacible lugar de trabajo y la destrucción de las Torres Gemelas inspira la obra que lleva el título genérico de The Bird House: las casas de los pájaros reemplazan a la ciudad destruida, acogiendo a todos los espíritus aniquilados.
Tauromaquia
En 2006, realiza la exposición La gran capea, dedicada a su único hermano, Federico, que había fallecido recientemente y que era gran aficionado a los toros, sirvió a Montoya para introducir el tema de la tauromaquia como metáfora de la lucha entre la vida y la muerte.En él encuentra también un medio para describir ciertos rasgos de la idiosincrasia española que acaso confieren un carácter singular a nuestro arte. Una de las obras expuesta fue adquirida por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, La caída, metáfora del fracaso son buenos exponentes de esta nueva orientación en su trabajo. Se establece en ellas un juego de luces y tinieblas que construye y destruye el espacio del cuadro. Éste se transforma así en escenario sacrificial sobre el que se representa la caída-fracaso del toreo. Las escenas a las que asistimos corresponden a un fascinante ritual atávico en el que se entabla un diálogo entre la fuerza y la gracia, entre el poderío y la destreza.
Últimas obras
En los últimos años ha realizado varias series de obras de evidente contenido dramático. En ellas reinterpreta sin descanso algunos temas, como el Descenso y la Piedad, ya tratados por los maestros clásicos, modernos y actuales. Se propone captar el silencio de un paisaje idealizado en el momento del descenso de la Cruz; continúa buscando el punto de vista que le permita abrirse a lo eterno y de este modo explicarse las heridas recientes.Sus últimas obras tratan de recobrar cierto optimismo e ironía. Estampas, lecturas y observaciones varias, dibujos y reflexiones suscitados por los viajes a otros continentes y el conocimiento de otras civilizaciones son el punto de partida de sus series más recientes, entre las que destacan Paraíso, Paraíso para contentos y El árbol del rescate, realizadas en 2008 y 2009.2013.- "El nido de los mirlos". Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente. Segovia (Febrero-Mayo)
Museos
  • Su obra forma parte de la colección permanente de artistas extremeños contemporáneos del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo de Badajoz (M.E.I.A.C).
  • Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
  • Museo de Navarra, Pamplona
  • Museo de Bellas Artes, Santander
  • Museo Provincial de Bellas Artes, Ciudad Real
  • Museo Municipal de Artes Plásticas, Valdepeñas
  • Museo Archivo Histórico Municipal “Elisa Cendrero”, Ciudad Real
  • Casa-Museo Pedralba-2000, Pedralba (Valencia)
  • Museo de Arte, Torrelaguna (Madrid)
  • Fondos de Arte Contemporáneo del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia.

Colecciones públicas
  • Colección Universidad de Extremadura, Cáceres
  • Colección Asamblea de Extremadura, Mérida
  • Colección Argentaría, Madrid
  • Colección de la Consejería de Cultura, Junta de Extremadura, Mérida
  • Colección de Arte Contemporáneo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha
  • Colección Diputación Provincial de Segovia
  • Colección Ayuntamiento de Ciudad Real
  • Colección Ayuntamiento de Puertollano
  • Colección Caja Segovia, Segovia
  • Colección Caja Badajoz, Badajoz
  • Colección Analistas Financieros Internacionales, Madrid
  • Colección Consejería de Educación y Cultura, Junta de Castilla y León, Valladolid
  • Colección Caja de Extremadura, Plasencia
  • Colección Caja de Ávila, Ávila
  • Colección Caja Rural de Extremadura, Badajoz

Crítica artística
Mon Montoya es uno de los artistas españoles contemporáneos que con más rigor, coherencia y firmeza ha reivindicado la práctica pictórica. Cultivador de un expresionismo sígnico muy personal en el que se advierte el influjo de, entre otros, Paul Klee, Joan Miró, Antoni Tàpies, Jean Dubuffet o las lecciones del Expresionismo abstracto norteamericano.Montoya ha evolucionado notablemente desde unos inicios vinculados a la nueva figuración de los años ochenta que se caracterizaban por la ironía, el abigarramiento de formas y volúmenes y el gusto por lo grotesco.Desde su temprana colaboración con su amigo el pintor Rafael R. Baixeras, Montoya ha seguido un camino insobornablemente personal cuyas etapas responden a una búsqueda coherente, dictada una y otra vez por impulsos y exigencias interiores, para la que ha encontrado un correlato sugestivo en escrituras poéticas fuertes como las de García Lorca, Rilke, Antonio Gamoneda y Aníbal Núñez.
Premios
  • Pámpana de Oro, XLV Exposición Nacional de Artes Plásticas, Valdepeñas, 1984
  • Pámpana de Oro, LI Exposición Nacional de Artes Plásticas, Valdepeñas, 1990
  • Adquisición de obra, X Festivales de Navarra, Pamplona, 1992
  • Premio-Adquisición, IV Premio Iberdrola-UEX, Badajoz, 1995
  • Premio “Godofredo Ortega Muñoz”, XXIII Salón de Otoño de Pintura de Plasencia (Iberoamericano), Plasencia, 2001
  • Premio- Adquisición. XI Premio Iberdrola-UEX, Cáceres, 2002
  • Resident Yaddo Harriet y Esteban Vicente. The Corporation of Yaddo. Saratoga Springs (EE.UU.), 2002
  • Finalista XV Premio Nacional de Pintura Adaja. Adquisición de obra, Ávila, 2003
    Volver a la página de inicio
Fuentes
Semblanza y obra de Mon Montoya . La carta inenterrumpida. María García Yelo depauw.edu
Apunte biográfico de Mon Montoya . Pintura.aut.org.
Web de Mon Montoya
Reseña biográfica facilitada al editor por el artista autorizando su publicación.Editor: FRB