Hernán Cortés 1.jpg
Hernán Cortés.
Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano
, conquistador extremeño del imperio azteca. Primer marqués del Valle de Oaxaca, gobernador y capitán general de la Nueva España (México). Nació en Medellín (Badajoz) en 1485 y murió en Castilleja de la Cuesta (Sevilla) en 1547 a los 62 años de edad.
Hernán Cortes es uno de los personajes históricos y discutidos de la colonización americana. Sus defensores y detractores le han convertido en el prototipo de conquistador extremeño, exaltado o rechazado radicalmente.
FamiliaHijo único de un hidalgo, por parte de su madre estaba emparentado con los Pizarro de Trujillo. Hernán Cortés se casó dos veces y tuvo once hijos documentados en seis relaciones diferentes.
Formación
Hernán Cortés fue a Salamanca a seguir estudios de leyes, que abandonó al poco tiempo para marchar a Valladolid como asistente de escribano, oficio que tampoco duró mucho tiempo, aunque ambas ocupaciones le servirían para adquirir una buena cultura y notables capacidades para redactar documentos e informes.
Primer viaje a América
En 1504, con 19 años, llegó en una expedición a la isla La Española ( Santo Domingo) y buscó la protección del Gobernador. Fue nombrado escribano real de la ciudad de Azúa y trabó estrecha amistad con Diego Velázquez de Cuéllar.En 1511 participó en la expedición de la conquista de Cuba dirigida por el gobernador Diego de Velázquez, de quien recibió tierras y esclavos en la isla. Llegó a ser nombrado alcalde de Santiago de Cuba, aunque fue después encarcelado por el gobernador, acusado de conspirar en su contra. Liberado, se casó con la cuñada del propio Diego Velázquez, de nombre Catalina Suárez Marcaida.
Expedición a la península de Yucatán
Trayectorias de las expediciones de Hernán Cortés
Trayectorias de las expediciones de Hernán Cortés


En 1518 el Teniente de Gobernador de Cuba le confió a Cortés la organización de una nueva expedición del rescate a las costas continentales de la península de Yucatán, pero con la prohibición expresa de fundar ninguna ciudad o municipio en aquel territorio.Cortés tomó este proyecto con verdadero entusiasmo; enajenó toda su fortuna y pidió recursos prestados a sus amigos para costear una importante flota que incluía once embarcaciones, 508 soldados, 110 marineros, 200 indios, algunos esclavos negros, 16 caballos 14 piezas de artillería y muchos objetos de quincalla y oropel para hacer trueque con los indígenas.La expedición salió de Cuba el 18 de febrero de 1519, a toda prisa, escasa de bastimentos y sin esperar la autorización de Velázquez, que recelaba de las intenciones y de la fidelidad de Cortés.En ella se enrolaron también el piloto Anton de Alaminos quien conocía las costas mexicanas por haber tomado parte en las expediciones de Fernández de Córdoba y de Grijalva y los capitanes Pedro de Alvarado, Cristóbal de Olid, Alonso Fernández Puertocarrero, Alonso de Avila , Diego de Ordax y el soldado Bernal Castillo, que seria el encargado de relatar con todo lujo de detalles, en una hermosa obra literaria, la crónica de los extraordinarios acontecimientos que tuvieron lugar después.
Desembarco en la isla Cozumel
Desembarcaron primero en la isla Cozumel, y allí Cortés demostró ser un buen capitán de soldados y un excelente político para con los indios. Allí conoció a Jeronimo de Aguilar que por haber vivido un largo periodo entre los indígenas conocía varias lenguas de estos,y le serviría en adelante de intérprete.
Primer enfrentamiento con los indios mayas (Batalla de Centla)
Al arribar a las costas de Yucatán se produjo el primer enfrentamiento violento entre los españoles y los indios Mayas que tendría lugar en la desembocadura del río Tabasco, en las cercanías de la ciudad de Potonchán (1519) en la llamada batalla de Centla.Luego de la derrota, las autoridades de Tabasco le hicieron a Cortés ofrenda de víveres, joyas, tejidos, y un grupo de veinte esclavas, que fueron aceptadas, cambiados sus nombres al ser bautizadas y repartidas entre sus hombres.Entre estas esclavas había una llamada Malintzin, a la que los españoles renombraron Marina, conocida también como La Malinche, que seria crucial en la conquista de México. Su gran inteligencia, su dominio de las lenguas mayenses ynáhuatl, su conocimiento de la psicología y costumbres de los indios, y su fidelidad hacia los españoles, hicieron de la Malinche una de las más extraordinarias y controvertidas mujeres de la historia de América. La Malinche fue intérprete, consejera y concubina de Hernán Cortés, con el cual tendría un hijo Martín Cortés, del mismo nombre que el hijo legítimo que Hernán Cortés tendría catorce años después con Juana de Zúñiga.
Primer encuentro con los mensajeros de Moztezuma
Siguió la expedición por la costa de Yucatán, hasta Guluá ( Ulúa ) a donde llegó el día de Jueves Santo de 1519. En este punto de la costa recibió Cortés por primera vez a los mensajeros del Tlacatecuhtli (Jefe de hombres) de la confederación Nauhatl (Imperio azteca), llamado Moctezuma quienes entregaron a Hernán Cortés regalos y joyas junto con el mensaje de que no debía acercarse a Tenochtitlan (México) capital de inmenso Imperio Azteca.Desde allí se marcho Cortés, ya por tierra, a Cempoala, gozando de la amistad y buen recibimiento de sus habitantes, y se percató de la debilidad de este Imperio, estructurado como una federación de pueblos y culturas diversas sometidos a la tiranía nauhatl ko azteca pero que la mayoría de ellos sentían una profunda repulsa hacia Moctezuma y estaban dispuestos a secundar una rebelión contra el.
Malestar en la expedición y epidemia de viruela
El cansancio de los expedicionarios y la prohibición de saquear o maltratar a los indios impuesta enérgicamente por Cortés, así como la falta de resultados tangibles para la tropa y otros inconvenientes, provocaron que entre sus propias filas surgieran los deseos de deserción y de regresar a Cuba, de donde se tenían noticias que Cortés había sido declarado proscrito por Diego Velázquez; que por su parte, estaba preparando una nueva expedición para ir a apresar al capitán extremeño.
Ese año de 1519 comenzaría una epidemia de viruela, traída sin saberlo por los conquistadores, que en el curso de las siguientes décadas aniquiló al 97% de la población de la región y que facilitaría la Conquista de México.
Fundación de la Villa Rica de la Veracruz y bloqueo del regreso a Cuba
Una maniobra política destinada a frustrar las posibles deserciones, fue la fundación de la ciudad de la Villa Rica de la Veracruz, en las costas de Ulúa; nombrando regidores y alcaldes para su Concejo, éstos gozarían de la autonomía que las leyes castellanas reconocían a todo municipio.Así, inmediatamente de constituido el Concejo, procedió a designar, en nombre del rey de Castilla, a Hernán Cortés Capitán General y Justicia Mayor de la ciudad, con lo cual quedaba fuera de la jurisdicción de Velázquez, que ya no tendría poder para deponerlo.Desde Veracruz envió a Castilla a Puertocarrero y Montejo con regalos para el Emperador Carlos I de los recibidos por Moctezuma y con la solicitud de ser ratificados estos nombramientos por el Consejo de Indias para las tierras por descubrir y poblar en el futuro.Finalmente, hizo barrenar y dar “de través” a las naves que había traído para evitar deserciones y el regreso de los disidentes a Cuba.
Exploración de la altiplanicie mexicana
En agosto de 1519 emprendió la marcha, acompañado de numerosos indígenas cempoaltecas, hacia la altiplanicie mexicana, el Anauhac, para conocer la propia corte azteca. Atravesó la Sierra Madre Oriental por Jalapa, entre los grandes volcanes del Cofre de Perote y el Orizaba, a cuya cumbre subió Diego de Ordás en una peligrosa escalada que le convierte en uno del los primeros montañeros de la historia. Por tal hazaña y méritos militares, el emperador Carlos I le otorgó a Diego de Ordás mediante decreto expedido el 22 de octubre de 1523, el derecho de poseer un escudo de armas con una vista del volcán.Ya en la altiplanicie del Anauhac, obtuvo la firme alianza de los guerreros de Tlaxcala, después de derrotarlos en una breve batalla en la que hubieron de emplearse a fondo sus 400 soldados y los aliados totonacas de Cempoala, ya que esta república indígena era una especie de Esparta con toda su población dedicada a la guerra.En Tlaxcala pasó Cortés casi un mes para reponer sus fuerzas, aprovisionarse bien y afianzar la fidelidad de estos nuevos aliados, que en adelante formarían las fuerzas auxiliares de su ejército como valiosos colaboradores.
Acción cruel
El primer incidente sangriento tuvo lugar en la ciudad santa de Cholula, en la que recelando una traición de sus colegios sacerdotales y de los príncipes aztecas que allí habitaban, mandó Cortés reunirlos a todos en un amplio patio de uno de los teocalis y degollarlos en una tremenda matanza que sembró el terror entre los teules de las poblaciones aledañas.
Descubrimiento de Tenochtitlán (México)
En su avance llegaron a la ribera de la gran laguna de Tezcohco, en cuyo centro, edificada sobre terrazas de tierra a las que se accedía por calzadas y puentes sobre la superficie del agua, se hallaba la gran ciudad de Tenochtitlàn (México), que causó la admiración de todos los españoles por el esplendor de sus palacios y jardines, la amplitud de sus calles y plazas y la riqueza de sus mercados, llenos de productos absolutamente nuevos para ellos, como el chocolate (cacao), tomates, pavos, remolachas, maíz y otros, así como de una variada y rica artesanía.
Encuentro con Moctezuma
Los españoles fueron recibidos por el propio Moctezuma con una fastuosidad casi
oriental, que Bernal Díaz describir así: ...”Ya que llegamos cerca de México, adonde estaban otras torrecillas, se apeó el gran Moctezuma de las andas y trayéndole del brazo aquellos caciques, debajo de un palio muy riquísimo a maravilla, u la color de plumas verdes con grandes labores de oro, con mucha argentería y perlas y piedras chalchivis, que colgaban de unas como bordaduras, que hubo mucho que mirar en ello. Y el gran Moctezuma venía muy ricamente ataviado, según su usanza, y traía calzadas como unas cotaras, que así se dice lo que calzan; las suelas de oro y muy preciada pedrería por encima de ellas...”.
Guerra con Moctezumaexternal image cover.600x600-75.jpg
Aunque el emperador azteca mostró amistad y cortesía con los españoles, Cortés y sus capitanes no se fiaron de sus teatrales demostraciones de fidelidad.A Cortés se le asignó uno de los palacios de Tenochtitlán como residencia, que los españoles fortificaron, porque la actividad de los indios comenzó a ser amenazante.Una pequeña patrulla de exploración que salió a la ciudad al mando del capitán Escalante fue atacado y asesinado por un cacique llamado Huauhpopoca, a quien Cortés mandó inmediatamente prender y ejecutar .Unos días después los españoles comenzaron a comportarse como un ejército de ocupación: secuestraron a Moctezuma en el cuartel; depusieron al cacique y Cortés nombró a otro en su lugar; recorrieron con patrullas armadas todas las localidades de la rivera de la laguna derribando ídolos, destruyendo los teocalis o templos paganos que eran a modo de grandes pirámides escalonadas, donde se practicaban los sacrificios humanos y el canibalismo ritual que exigía su sangrienta religión.
Rapiña del tesoro
Cortés incautó también un enorme tesoro de piezas de oro que sobrepasaba el valor de 2.000.000 de pesos; pero, curiosamente al calcular el quinto real que correspondía a la corona y repartir el resto entre la tropa, las cantidades percibidas fueron tan exiguas que se extendió entre la tropa el rumor de que el Capitán General había escamoteado la mayor parte y la tenía escondida.
Enfrentamiento con Diego de Velázquez
Desde la costa de Ulúa por mensajeros enviados por los indios fieles a Cortés se supo que había llegado una expedición de Cuba enviada por Diego Velázquez con 19 naves y 1400 hombres al mando de Pánfilo de Narváez, para apresar a Cortés e imponer la autoridad del gobernador Velázquez en aquel territorio.Esta delicada situación obligó a Cotés a salir de la capital e ir al encuentro de sus perseguidores, dejando en México a Pedro de Alvarado con una parte de la guarnición, pero en condiciones precarias y apuradas.
Revueltas en Tenochtitlán y muerte de Moctezuma
Mientras Cortés usaba de toda su habilidad y astucia para derrotar y apresar a Pánfilo de Narváez, sumando a su causa a los soldados de éste, Pedro de Alvarado provocaba en México una violente revuelta de los indígenas por su proceder recio y poco comedido.Llegadas las noticias a Cortés de esta sublevación regresó a toda prisa con sus nuevos contingentes y pertrechos. Pero las cosas en México iban de mal en peor. Cuando se ordenó que fuera el propio Moctezuma quien intentase aplacar a sus súbditos, arengándoles desde una de las terrazas del cuartel español, éstos ya habían elegido a otro Tlacatecuhtli entre sus familiares y apedrearon al desgraciado emperador que murió a los pocos días como consecuencia de las heridas recibidas en la cabeza.
Abandono de Tenochtitlán y la Noche Triste
La situación se hizo insostenible y los españoles decidieron abandonar la ciudad de noche por una de las calzadas que, atravesando la laguna, unían a la capital con sus orillas; la única que los indios no habían destruido aún.Así en la noche del 30 de junio de 1520, conocida como la Noche Triste, iniciaron la retirada en medio de un durísimo ataque de los aztecas que provocarían la muerte de miles de tlazcaltecas y la de doscientos españoles, además de la pérdida de todos los tesoros y aparejos de combate.Así lo describía el propio Hernán Cortés en una de sus Cartas de Relación enviadas después al emperador Carlos I.
Carta de Hernán Cortés a Carlos I
Que antes de llegar a la segunda noche era infinito el número de gentes de los contrarios sobre nosotros, combatiéndose por todas partes, así desde el agua, como desde tierra, yo pasé presto con cinco a caballo y con cien peones con los cuales pasé a nado todos los puentes , y los gané hasta la tierra firme... y que eran sin comparación, así los españoles como los indios de Tlascaltecatl que con nosotros estaban; y así, a todos los mataron , y a muchos naturales, los españoles; y, asimismo, habían muerto muchos españoles, y caballos perdidos con todo el oro y joyas y ropa y otras muchas cosas que sacábamos , y toda la artillería …"
Nuevas batallas
Pocos días después, aún no recuperados los españoles de este desastre, hubieron de enfrentarse a un fuerte contingente de aztecas que les venían persiguiendo y atacando (otumbas) ,pero que , inexplicablemente terminaron por retirarse... "Quiso Nuestro Señor mostrar su gran poder y misericordia con nosotros , que con toda nuestra flaqueza, quebrantamos su gran orgullo y soberbia, en que murieron muchos dellos y muchas personas y muy principalmente y señaladas... hasta que quiso Dios que murió una persona de ellos que debía ser tan principal que con su muerte cesó toda aquella guerra....." (´Julio de 1520) . Esta inesperada victoria permitió a Cortés retirarse hacia Tlaxcala para rehacer sus fuerzas.
Nuevas conquistas
Al mes siguiente ya estaba el infatigable Hernán Cortés dispuesto a emprender nuevas conquistas.Fundó una nueva ciudad: Segura que la Frontera, desde donde dominaba la parte oriental del Anauhac y envió a España a Diego de Ordax para que llevase nuevas relaciones a Carlos I.
Reconquista de Tenochtitlan
Cortés recibió algunos refuerzos de Cuba y se dispuso a marchar de nuevo sobre Tenochtitlan, donde una terrible epidemia de viruela, transmitida por los españoles y que entre los indígenas era mortal de necesidad, había diezmado la población, contándose entre sus víctimas al hermano de Moctezuma, Cuitlauhac, que le sucedió en el trono.Para sustituirle los mexicanos habían designado al valiente y heroico Cuauhtécoc, que los españoles denominaron " Guantemocín ", defensor tenaz de la independencia de su pueblo.Cortés atacó implacablemente Tenochtitlán con bergantines construidos en la misma laguna, cañoneando todas las defensas de barro y tapial, mientras Alvarado, Olid y Gonzalo de Sandoval destruían todas las ciudades ribereñas y asaltaban la capital por todas sus calzadas de acceso.Tenochtitlán quedó totalmente devastada, los muertos se contaron por miles, el 13 de agosto Cuauhtémoc caía prisionero de los españoles y se le obligaba a capitular sobre aquel montón de ruinas y sangre.
Nuevas batallas
En nuevas expediciones radicales se sometió también a los indios de Michoacán, Oaxaca, Tehuantepec, Pánuco y Tuxtepec, donde Gonzalo de Sandoval fundó Medellín en 1522 para controlar la parte sur de la altiplanicie; la tercera ciudad española fundada en el nuevo territorio, el cual por deseo expreso de Hernán Cortés recibiría el nombre de Nueva España.
Refundación de México
En 1522 se reconstruyó de nuevo la ciudad de Tenochtitlán (México) y se le daba la estructura jurídica de un municipio castellano, Hernán Cortés como gobernador, volvió a reponer a las antiguas autoridades aztecas y mantuvo a Cuauhtemoc como emperador para granjearse la simpatía indígena: pero el trato que los demás soldados dieron a la población, su codicia y su desprecio no contribuyo a estos fines.
Ratificación del cargo de capitán general y gobernador de Nueva España
Por estas fechas el Consejo de Indias ratificó a Cortés los nombramientos de capitán, general y gobernador de la Nueva España, después de haber enviado a Carlos I parte de los tesoros rescatados durante la conquista y nuevas "cartas" relatando con cierto énfasis los pormenores de la epopeya, en las que siempre destacaba su propia actuación, frente a la de otros colaboradores, y justificaba sus errores o medidas represivas por las necesidades circunstanciales o por objetivos mas altos de sumisión a la corona y a la iglesia cristiana.Esta ratificación de sus nombramientos no fue unánime ni inmediata; en un principio habían merecido mas crédito los informes de Diego Velázquez de Cuéllar, que inclinaron al presidente del consejo, el arzobispo Fonseca, a nombrar gobernador en 1521 a Cristóbal de Tapia.Como gobernador, Hernán Cortés dispuso prudentes medidas para introducir en el país nuevos cultivos europeos, ganados y otras explotaciones que se aclimataron muy bien en aquel territorio.Ordenó las encomiendas de indios y el reparto de tierras entre los españoles, asignándoles asi mismo un enorme lote de propiedades Oaxaca. Estimuló la fundación de nuevas ciudades y protegió la evangelización de los naturales por los misioneros franciscanos llegados a la península.
Evangelización de México
Desde sus inicios había estado con Cortés Fray Pedro de Gante, infatigable perseguidor y destructor de la religión pagana de los indios. Concluida la pacificación llegarían Fray Toribio de Benavente (Motolinía), Fray Martín de valencia y otros 12 franciscanos que iniciaron esta ardua tarea misional.
Nuevas conquistra
No permaneció Cortes mucho más tiempo inactivo, porque en 1523 mandó a Pedro de Alvarado a la conquista y pacificación de Guatemala. Al año siguiente Cristóbal de Olid sería enviado a la conquista de las Hibueras (Honduras); este ultimo decidió rebelarse de la obediencia de Cortés, lo que ocasionó que el Capitán General mandase a su pariente Francisco de Las Casas para someterlo.
Conquista de Honduras
Sin esperar el regreso de Las Casas, preparó una expedición, al frente de la cual iría el propio Cortés, para cruzar el istmo de Tehuantepec e internarse en el territorio selvático e inhóspito de los mayas, en la expedición iba doña Marina, Gonzalo de Sandoval con una compañía de fieles soldados y el Emperador Cuauhtémoc acompañado de los principales caciques aztecas, para evitar cualquier intento de sublevación en México.La penetración en las selvas tropicales fue para la expedición una verdadera pesadilla: enfermedades, hambre, penalidades de todas clases, el caminar penoso por manglares y pantanos, y , además, la sospecha de que Cuauhtémoc preparaba una traición para deshacerse de Cortés; con lo cual el desconfiado Capitán General mandaría ejecutar al último de los Emperadores aztecas, personalidad de gran valor que gozaba del respeto y admiración de todos sus súbditos.
Rebelión interna en México
Dejó en la capital a algunos funcionarios con poderes para llevar la gobernación, tales como Rodrigo de Albornoz, Alfonso de Zuazo, Gonzalo de Salazar y Peralmírez Chirinos, quienes comenzarían a pelear entre ellos para hacerse con el mando, saquearon y robaron lo que les vino en gana, tiranizaron a la población y crearon una situación de verdadero desgobierno que inmediatamente se comunicó a Cortés.
Regreso a México
Después de permanecer algún tiempo en Honduras, donde ya había muerto Cristóbal de Olid asesinado por Francisco de Las Casas, quien, además fundaría la ciudad de Trujillo para afianzar el territorio, Cortés y los suyos volverían precipitadamente a México (1526) con el fin de poner en orden los deteriorados asuntos de gobierno.
Rechazo de la Corte Castellana
En la Corte Castellana volvieron a reinar contrarios al conquistador de la Nueva España, mandándose allá un Juez de Residencia que investigase el comportamiento del gobernador. Fue Luis Ponce de León, quien moriría a los pocos días de llegar, acusándose a Cortés de un posible envenenamiento. Antes de morir, el Juez del Consejo dejó el mando de la provincia a Marcos de Aguilar , que también murió repentinamente en 1526; entonces se encargaron del gobierno Estrada y Gonzalo de Sandoval.
Regreso a España
Escudo de Cortés en su viejo palacio de Cuernavaca (F. Hinz)
Escudo de Cortés en su viejo palacio de Cuernavaca (F. Hinz)


Para deshacer cualquier sospecha y poder informar directamente de sus actuaciones, Hernán Cortés decidió en 1528, regresar a Castilla con un séquito realmente fastuoso, destinado a impresionar al Emperador Carlos I.En el Consejo de Indias ya se había nombrado una Real Audiencia para la Nueva España presidida por Nuño de Guzmán y otros juristas, declarados enemigos de Cortés, que rápidamente comenzaron a acumular toda clase de infundios y acusaciones contra él en una investigación secreta destinada a desprestigiarle.
Nuevo viaje a Castilla
En 1540 volvió a Castilla para contrarrestar las insidias que continuamente se levantaban contra él, tanto desde la Real Audiencia, como por parte del primer Virrey, Antonio de Mendoza, recién nombrado por Carlos I que intentaba anular su papel de Capitán General.
Expedición al reino de Argel
Al llegar a España, Hernán Cortes se enroló en la expedición que preparaba el emperador Carlos I, contra el reino de Argel; pero esta brillante flota y ejército fueron el más completo desastre a causa de las tormentas y torrenciales lluvias con las que hubo de enfrentarse (1541).
Muerte de Hernán Cortés
Cuando preparaba de nuevo su regreso a Nueva España, sin haber obtenido ninguna satisfacción a sus peticiones murió Hernán Cortes en Castilleja de la Cuesta (Sevilla), en 1547.
Sus restos serian trasladados a México, según su deseo para recibir sepultura en el Hospital de Jesús de aquella ciudad.
Revolución mexicana
A raíz de la revolución de independencia mexicana, la capilla mortuoria de Cortés seria ocultada y desmantelada; pero recientes investigaciones emprendidas en 1946, permitieron descubrir sus restos e instalarlos de nuevo en un lugar preeminente.
Descendencia
De su descendencia nació una aristocracia estirpe establecida en la ciudad de Cáceres, donde construyeron un espléndido palacio (Toledo -Moctezuma), hoy destinado a Archivo Histórico Provincial y la mas pequeña de las hijas de Hernán Cortes seria María, también hija de otra princesa azteca.
Valoración crítica
Ha sido Hernán Cortes uno de los personajes históricos y discutidos de la colonización americana. Sus defensores y detractores, han ido creando una abundante literatura no siempre acompañada de la seriedad histórica que requería el caso; por ello, se puede decir, que Cortés se ha convertido en el prototipo de conquistador extremeño, exaltado o rechazado radicalmente y casi siempre mal interpretado en su justa medida.
Monumentos en México dedicados a Hernán Cortés
En México existen pocos monumentos dedicados a Cortés. Sin embargo, muchos puntos de geográficos de interés llevan su nombre, desde el castillo en la ciudad de Cuernavaca a nombres de calles en toda la República Mexicana.
Uno de los pocos monumentos auténticos de la ciudad de México está en el paso entre los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, por donde Cortés llevó a sus soldados en su marcha a la Ciudad de México. Actualmente es conocido como el Paso de Cortés.
El muralista de Diego Rivera pintó varias representaciones de él, pero la más famosa, lo muestra como una figura poderosa y siniestra, junto con la Malinche en uno de los murales en el Palacio Nacional en la Ciudad de México.
Volver a la página de inicio



Fuentes: José A. Ramos RubioHernán Cortés Wikipedia
Editor: FRB