Luisa Carvajal y Mendoza
Luisa Carvajal y Mendoza
Luisa Carvajal y Mendoza
, religiosa y poetisa mística. Nació en Jaraicejo (Cáceres) en 1566 y murió en Londres en 1614 a los 48 años de edad. Dedicó su enorme fortuna a luchar contra el protestantismo en Inglaterra. Luisa de Carvajal es la más ilustre de las escritoras religiosas de su época, y no pocos la consideran como uno de nuestros mejores poetas del siglo XVII . Su obra poética es mística.

Familia
Era hija de Francisco de Carvajal y de María de Mendoza, hermana de Francisco Hurtado de Mendoza, primer marqués de Almazán. Fue la sexta hija mujer después de cinco varones.Cuando quedó huérfana a los seis años estuvo al amparo de su tía María Chacón, madre del arzobispo de Toledo Bernardo de Sandoval. Como su tía era aya del príncipe don Diego y camarera de las infantas, vivieron en la casa de la princesa doña Juana, junto a las Descalzas Reales.Cuando tenía diez años también murió su tía, y entonces fue a vivir a la villa de Almazán (Soria) con su tío materno, Francisco Hurtado de Mendoza, marqués de Almazán, junto a la esposa de éste y sus primas.
Formación
El marqués de Almazán le proporcionó una educación doméstica e intelectual esmerada: lecciones de latín, lectura de los clásicos, conocimientos cristianos y la práctica de la caridad, una de las ocupaciones más importantes de las mujeres nobles.
Estancia en Pamplona
Su tío, marqués de Almazán, fue nombrado virrey de Navarra y se marchó a vivir con él a Pamplona sola, sin su tía y sin un ama de llaves que vigilara la relación del marqués con la niña. En un manuscrito acerca de su vida espiritual, Luisa Carvajal no llega a explicar claramente qué sucedió con su tío, pero alcanza a mostrar que el marqués la sometió a sádicas «penitencias».Cuando cumplió los 17 años de edad, escribió que poseía grandes deseos de convertirse en mártir. A medida que su tío intensificaba la severidad de las «disciplinas», la niña aumentaba su amor a Jesús y llegará a considerarlo un ideal de padre y esposo.
Votos religiosos
En 1592 fallecieron sus tíos. Entonces Carvajal reclamó su herencia paterna, y la donó a los jesuitas, con quienes había estrechado lazos.A los 26 años de edad abandonó las costumbres de la nobleza, e incluso llegó a usar vestimenta de monja en su casa.Carvajal decidió rechazar no solo el matrimonio, sino también el convento. En el propio palacio de su tío, comenzó una asociación religiosa con los miembros de la servidumbre de sus tíos.Tuvo problemas para heredar los bienes de su tío el marqués, ya que el testamento solo le permitía recibir las inmensas riquezas si tomaba alguna de las dos opciones permitidas para una mujer en la España del siglo XVI: el matrimonio o el encierro en un convento.En 1593, Luisa Carvajal tomó los votos de pobreza, obediencia, mayor perfección y martirio. A partir de este momento, en la residencia de Carvajal comenzarán a reunirse miembros de la orden de los jesuitas y establecerá una especie de beaterío, comunidad de mujeres solteras devotas a los principios cristianos primitivos. Carvajal también brindaba consuelo y consejo a las damas nobles y reales que la solían visitar.
Ayuda a los Jesuitas
En 1595, conmovida por la ejecución en Inglaterra del jesuita inglés Henry Walpole, Carvajal dedicó parte de sus riquezas a la creación y mantenimiento del Colegio Inglés de Jesuitas en Lovaina (Bélgica), que en esa época era parte de los territorios invadidos por el Imperio español. Allí permaneció en el noviciado para jóvenes ingleses hasta que los Jesuitas fueron expulsados del Imperio.
Creatividad poética
En torno a 1600 empezó a escribir acerca de sus experiencias de éxtasis, y desarrolló la mayor parte de su producción poética. Sus sacrificios llegaron a ser tan extremos que mermaron su salud. Contrajo una enfermedad contra la cual tuvo que luchar el resto de su vida. A raíz de su enfermedad, decidió abandonar sus experimentos de pobreza.
Estancia en Valladolid
En 1601, Carvajal se trasladó a Valladolid, donde se había instalado la corte real. Allí continuó sus relaciones con los jesuitas y también entró por primera vez en contacto con mujeres nobles que la pusieron al tanto del problema de los católicos que eran perseguidos en Inglaterra por la Iglesia anglicana.En 1602 realizó en Valladolid los ejercicios espirituales de Ignacio de Loyola .En 1604 hizo escribir su testamento, dispuesta al martirio.
Vida en Londres
En 1605 partió hacia Londres, vía París y Bruselas. Llegó completamente sin dinero. Los instrumentos de tortura que usaba para disciplinar su cuerpo le fueron confiscados en las aduanas al entrar.Llegó en el peor momento: justo antes de la llamada Conspiración de la Pólvora (Gunpowder Plot), en que un grupo de católicos intentó volar por los aires el Parlamento inglés para derrocar el Gobierno del rey Jaime I.En esta época Carvajal se dedicó a la peligrosa tarea de proteger a estos acusados. Desde Inglaterra escribiría un abundante epistolario.En Londres, el superior de los jesuitas, Enrique Garnet, intentó disuadirla de sus deseos de martirio. El embajador español Alonso de Velasco la tuvo bajo su protección. Para llevar a cabo su clandestina labor misionera aprendería, no sin esfuerzo, el idioma inglés. Los anglicanos la acusaban de ser un hombre disfrazado de mujer.Carvajal se dedicó a dar públicas muestras de su fanatismo religioso, visitaba a sacerdotes y laicos católicos presos en las cárceles inglesas, realizaba misiones evangelizadoras y fundó la Compañía de la Soberana Virgen María, Nuestra Señora, para mujeres. Visitaba hospitales con sus compañeras y convertía anglicanos a la religión católica.
Primer encarcelamiento

Continuó su hostigamiento al anglicanismo, enfrascándose en agrias discusiones con los defensores de esa religión, desgarrando públicamente los carteles antipapistas que encontraba colgados en las calles y en algunos establecimientos. En 1608, cuando empezó a promover disturbios, el Gobierno la hizo encarcelar por primera vez. Pudo salir indemne gracias al apoyo diplomático de la embajada española en Londres.
Después de su liberación emprendió una nueva campaña: recoger los miembros amputados de los católicos ejecutados por descuartizamiento. Ella misma los adecentaba y guardaba en cajas de plomo como si fueran verdaderas reliquias sacras.En 1610, «la dama española Donna Luisa de Carvajal» proveyó un banquete en la prisión de Newgate para veinte condenados católicos, entre los que se encontraba el monje benedictino católico John Roberts (c. 1576-1610). En el agasajo ella presidió la mesa y John Roberts fue el invitado de honor. Al día siguiente él fue colgado y descuartizado en Tyburn. Carvajal pudo recuperar un dedo, que se conserva en la abadía de Downside.
Segundo encarcelamiento

En 1613, el arzobispo de Canterbury George Abbot la hizo encarcelar por segunda vez junto a tres de sus compañeras, debido a que algunos creían que estaba conspirando contra el rey Jaime I y su parlamento. Esto provocó un verdadero conflicto diplomático, ya que el rey inglés quería conservar la paz con España. Una vez más, el embajador español ―esta vez Diego Sarmiento de Acuña, conde de Gondomar― logró liberarla. Sin embargo, a raíz de este nuevo encarcelamiento, la corte madrileña del rey Felipe III dictó una orden, en la que exigía que Carvajal regresar a España.

Muerte

Luisa Carvajal salió enferma de la cárcel. Antes de poder cumplir con la orden de su rey, falleció en casa de Gondomar el 2 de enero de1614, el mismo día en que cumplía los 48 años de edad. Sus restos volverían a España en 1615. Fue enterrada en el Real Monasterio de la Encarnación (en Madrid). Está pendiente en el Vaticano la causa de su beatificación.

Trayectoria poéticaexternal image this-tight-embrace-luisa-de-carvajal-y-mendoza-elizabeth-rhodes-paperback-cover-art.jpg

De sus poemas no existen ejemplares originales. Algunos de ellos se conocen por la publicación que terceras personas hicieron de ellos. En el Real Monasterio de la Encarnación se conservan unas 178 de sus cartas, así como todos sus manuscritos, incluido su testamento.
Su obra consta de una Epistolario bastante extenso, dirigido a varias personalidades importantes de su tiempo y de una colección de poemas, también extenso. La temática de toda la obra de ella es eminentemente religiosa.En cuanto a poesía, ensayó todas las formas que se usaban en el barroco, o sea, las tradicionales letrillas, décimas, romances, liras, redondillas, villancicos y, por otra parte, también escribió octavas reales y sonetos. Aunque no parece ser que su obra literaria haya adquirido renombre en su tiempo, época de grandes literatos, su misticismo sigue la corriente ya establecida por San Juan de la Cruz, Santa Teresa y, hasta cierto punto, por Fray Luis de León.Todos sus poemas (escritos principalmente entre 1596 y 1599) son religiosos, y exaltan su amor místico hacia Jesucristo hombre, a veces de un modo sexuado.
Volver a la página de inicio



Fuentes
Luisa Carvajal y Mendoza. Wikipedia
Luisa Carvajal y Mendoza. Los poetas.com
Editor: FRB