Retrato de José Mará Calatrava realizado por  Antonio Gisbert
Retrato de José Mará Calatrava realizado por Antonio Gisbert
José María Calatrava Peinado
, político y jurista. Nació en Mérida (Badajoz) en 1781 y murió en Madrid en 1846 a los 64 años de edad. Gran orador y eminente jurisconsulto. Llegó a ser Presidente del Consejo de Ministros.

Formación
A los doce años, cuando ya había cursado los estudios básicos de gramática. Su padre solicitó una beca de “colegial porcionista” al obispado, que le fue concedida. Entró en el seminario de S. Antón en 1793. Allí estudiaría filosofía y otras materias. Pero la idea paterna era que estudiara leyes así es que, se salió del seminario, y en mayo de 1799, con 19 años, se graduó en leyes en la Universidad de Sevilla.
Trayectoria como funcionario
En 1800, empezó a trabajar como comisionado de Consolidación de Mérida, que estaba relacionado con las cuestiones contables y financieras de las rentas públicas. Al cabo de tres años fue ascendido a oficial mayor de la Comisión Principal de Consolidación de Badajoz. En 1805, llegó a ser oficial de la Contaduría Principal de Propios de Extremadura. Pero su matrimonio le había aportado abundantes ingresos, por lo que se pudo permitir el cesar en el cargo.
Guerra de la Independencia
Cuando estalló la Guerra de la Independencia, se establecieron las Juntas de Gobierno en muchas regiones. José María Calatrava entró a formar parte de la de Extremadura, como vocal. En 1809, cuando se transformó en Junta Gobernativa, que se integraba en la Junta Suprema Gubernativa del Reino, que se ubicaba en Cádiz, no sólo siguió de vocal sino de procurador síndico, y en 1810 de la fiscalía del Tribunal de Seguridad pública de Extremadura, y con la reinstauración de la Audiencia de Cáceres, de la fiscalía de asuntos pendientes de la Sala del Crimen. Su voluntad política le llevaba a implicarse cada vez más, lo que le era reconocido, otorgándole cada vez mayores responsabilidades.
Cortes de Cádiz
Fue elegido diputado suplente por Extremadura, el 23 de julio de 1810, tomó posesión como diputado, tras la renuncia del obispo de Orense el 1 de Noviembre. Ya en 1811 seria elegido Secretario de las Cortes y posteriormente Vicepresidente.
Represaliado
Con la vuelta de Fernando VII, Calatrava abandonó su actividad política, y volvió a reincorporarse como abogado de los Reales Consejos, y solicitó su admisión en el Colegio de Abogados de Madrid. Pero fue acusado de traición, juntamente con otros diputados liberales que formaron parte de las Cortes de Cádiz, acusados de haber utilizado a alborotadores contra los diputados tradicionalistas y manipulando las votaciones.Su salud quedó muy dañada a raíz del encarcelamiento ordenado, por el rey Fernando VII, que dio con sus huesos en Melilla desde mediados de diciembre de 1815 hasta la sublevación de Riego en 1820. Durante este período, se le adjudicó, con razón o sin ella, su implicación, en febrero de 1816, en la Conspiración del Triángulo, cuyo fin era secuestrar y asesinar a Fernando VII, para implantar nuevamente la Constitución.
Trienio liberal
Comenzó el llamado Trienio Liberal (1820-23) y José María Calatrava fue rehabilitado y obtuvo la plaza de magistrado del Tribunal Supremo de Gracia y Justicia. Diputado por Extremadura, fue nombrado presidente del Congreso. Y ocupó la cartera de Secretario de Estado de Gobernación de la Península y de Secretario de Estado de Gracia y Justicia. El fin del Trienio Liberal supuso su exilio en Portugal, Inglaterra y Francia, junto a su hermano, Ramón María de Calatrava.
Presidente del Consejo de Ministros
Fernando VII falleció en 1833. Con la regencia de María Cristina, se produjo la amnistía de los exiliados. José María Calatrava, volvió y en 1834, fue nombrado ministro de las dos Salas de España en el Tribunal Supremo, la de España y la de las Indias.La guerra civil entre carlistas y partidarios de una política liberal y de la hija de Fernando VII, Isabel II, comenzó nada más morir el rey. Las primeras medidas que adoptó Calatrava, fue la persecución de los que apoyaban a los carlistas.Diversos levantamientos militares, como el de la Granja de San Ildefonso, le llevaron a aceptar nuevas responsabilidades como el de ministro de Estado, que implicaba la Presidencia del Consejo de Ministros y las relaciones internacionales.El apoyo de la guardia nacional, hizo que hubiera un período de tiempo de relativa estabilidad, en el que se abordaron importantes reformas como: La libertad de prensa, la eliminación de la censura, la reforma de la ley electoral que permitía votar a más gente, y medidas para sanear la economía entre las que su amigo y ministro Mendizábal puso en marcha la desamortización de los bienes de la Iglesia.Pero sin duda su gran aportación fue la elaboración de la segunda Constitución española, aprobada el 1 de julio de 1937 y sancionada por la reina regente el 18 de julio. Sin embargo, los liberales moderados reaccionaron en contra de la misma, provocando que Calatrava presentara su dimisión en agosto.
Última etapa política
Aunque estaba delicado de salud después de cesar como Presidente del Consejo de Ministros volvió en 1839 a presentarse en las elecciones para el Congreso en Madrid, siendo elegido de nuevo diputado, pero dimitió para presidir el Tribunal Supremo.
Retirada y muerteexternal image img_18414.jpg
Cuando los partidarios de Ramón María Narváez, vencieron a los ejércitos del general Espartero, provocaron su destitución; entonces Calatrava fue cesado en sus funciones. No sufrió depuración, sino que solicitó el reconocimiento de una pensión de jubilación por sus servicios en la función pública, le fue reconocida y se retiró de toda actividad pública. Falleció el 16 de enero de 1846, poco antes de cumplir 65 años. Sus restos mortales descansan en el Panteón de hombres Ilustres en el cementerio de Madrid, junto a las de Argüelles, y Mendizábal.

Volver a la página de inicio

Fuentes
José María Calatrava. Los diputados de Cádiz
José María Calatrava. Ese gran desconocido. Carmelo Arribas Pérez Digitalextremadura.com
Editor: FRB