F
Francisco_de_Orellana1.JPG
Francisco de Orellana en Trujillo. (Cáceres)
rancisco de Orellana
, explorador y conquistador de tierras americanas. Nació en 1511 en Trujillo (Cáceres) y murió en 1546 en la selva amazónica a los 35 años de edad.
Fue el descubridor y primer navegante del río Amazonas el más caudaloso de la Tierra.FamiliaSe casó con Ana de Ayala y estaba emparentado con los hermanos Pizarro.
Inicios
Siendo muy joven inició sus andaduras por tierras americanas donde llegó hacia 1527 y sus primeros años transcurrieron por tierras de América Central.
Soldado con Francisco Pizarro
En 1533, llegó a Perú y se unió a Francisco Pizarro y con él participó en la conquista del imperio de los incas, fue un soldado hábil y fogoso, perdió un ojo luchando contra los indios manabíes. Tras la cantidad de saqueos que dirigió sobre poblaciones nativas, se le consideró como uno de los conquistadores más ricos de la época.Al estallar la guerra civil entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro, Orellana se puso a favor de su pariente y organizó un pequeño ejército que intervino en la batalla de Las Salinas, donde Almagro fue derrotado. Participó en la fundación de Puerto Viejo. Leal a sus parientes, apoyó la causa pizarrista e intervino en el asedio de Cuzco entre 1536-1537.
Gobernador y fundador de Santiago de Guayaquil
Tras la batalla de Las Salinas, Francisco Pizarro le nombró gobernador de la provincia de la Culata, en la cuenca del Guayas (Ecuador), donde, además de ocuparse de la Villa Nueva de Puerto Viejo, debía erigir la ciudad de Santiago de Guayaquil, fundada en 1534 por Sebastián de Belalcázar y que había sido destruida por los indios. En esta etapa se distinguió por su carácter emprendedor y por su generosidad. En 1539 sumó al cargo de gobernador el de capitán general.
Explorador
En 1540 se incorporó a la expedición que el nuevo gobernador de la provincia de Quito, Gonzalo Pizarro, emprendió hacia el este en busca del país de la Canela y de El Dorado.Orellana se incorporó a la expedición en el valle de Zumaco, próximo a Quito. Las primeras incursiones exploradoras no encontraron las ansiadas riquezas, lo que motivó que Orellana se separase de Pizarro para buscar provisiones.Cruzaron los Andes y al cabo de un año, ante la falta de resultados de la búsqueda, Gonzalo Pizarro y Orellana construyeron un bergantín, el San Pedro, para transportar a los heridos y los suministros, y siguieron los cursos de los ríos Coca y Napo hasta la confluencia de éste con el Aguarico y el Curaray, donde se encontraron faltos de provisiones. Habían perdido 140 de los 220 españoles y 3.000 de los 4.000 indios que componían la expedición.
Exploración del Amazonas
Pizarroshipbuilding.jpg
La expedición de Orellana construyendo un bergantín. Foto Commons

Acordaron entonces que Orellana prosiguiera en el barco en busca de alimentos río abajo. Le acompañaban unos cincuenta hombres. Incapaz de remontar el río, Orellana esperó a Pizarro. Finalmente envió a tres hombres con un mensaje. Explorada la zona, sin éxito, Orellana decidió regresar como había acordado con Pizarro, pero sus hombres se lo impidieron y amenazaron con sublevarse. Orellana fue entonces elegido de forma unánime capitán del grupo. Se decidió construir un nuevo bergantín, al que se puso por nombre Victoria, y continuar por el río hasta el mar abierto. Durante el trayecto, los exploradores arrostraron mil peligros, fueron atacados varias veces por los indígenas y dieron muestras de un valor extraordinario.El viaje les deparó continuas sorpresas: árboles inmensos, selvas de lujuriosa vegetación y un río que más bien parecía un mar de agua dulce y cuyos afluentes eran mayores que los más caudalosos de España. Pizarro había vuelto hacia Quito por una ruta más hacia el norte, con sólo 80 hombres, los que quedaban vivos.Orellana continuó su avance por el río, llegó en mayo del mismo año a Machifaro, capital del país de los omaguas, al norte de Perú, donde tuvo que hacer frente a los ataques de los nativos.Siguió río abajo y el 23 de mayo descubrió la triple desembocadura del Purús, que llamaron río de la Trinidad. El 3 de junio de 1542 encontró el río Negro y tras abandonar la desembocadura del Madeira, y poco después la del Tapajós, llegó a finales del mes de junio al legendario señorío de las Amazonas, que dio nombre al curso fluvial, el llamado río Grande de las Amazonas. El 24 de agosto, Al cabo de siete meses y un viaje de 4800 kilómetros, Orellana y los suyos llegaron a la desembocadura de aquella impresionante masa de agua.Durante dos días lucharon contra las olas que se formaban al chocar la corriente del río con el océano y, al fin, consiguieron salir a mar abierto, culminando uno de los más apasionantes periplos de la historia de los descubrimientos.Fue en este viaje en el que el Amazonas adquirió su nombre. Se cuenta que la expedición fue atacada por feroces mujeres guerreras, similares a las amazonas de la mitología griega, pero es posible que simplemente lucharan contra guerreros indígenas de pelo largo. Pero entre los tripulantes de la expedición viajaba el dominico fray Gaspar de Carvajal, cuya Relación constituye la crónica del viaje, y éste deja muy claro que los indígenas que les combatieron estaban liderados por mujeres.Desde la desembocadura del Amazonas, Orellana se dirigió con sus hombres al golfo de Paria, en tierras venezolanas, y tras una breve estancia en Cubagua y Santo Domingo, partieron hacia España para comunicar a la Corona el descubrimiento de estas tierras, que bautizó con el nombre de Nueva Andalucía.
Regreso a España
Orellana embarcó hacia España. Sin embargo, tras una travesía difícil, llegó primero a Portugal, donde el rey portugués le ofreció hospitalidad e incluso recibió ofertas para volver al Amazonas con una expedición abundantemente provista bajo bandera portuguesa.El Tratado de Tordesillas había puesto toda la longitud del Amazonas bajo soberanía castellana, mientras que los portugueses consideraban la costa brasileña como de su entera propiedad. Sin embargo, Orellana continuó a Valladolid donde llegó en mayo de 1543 con la esperanza de conseguir las reclamaciones castellanas sobre toda la cuenca del Amazonas.Una vez en la corte, y tras nueve meses de negociaciones, en 1944, Carlos I le nombró gobernador de las tierras que había descubierto, bautizadas como Nueva Andalucía . Las capitulaciones le permitían explorar y colonizar Nueva Andalucía con no menos de 200 soldados de infantería, 100 de caballería y el material para construir dos barcos fluviales.
Acusación de traición
En España tuvo que responder ante el Consejo de Indias de las acusaciones formuladas contra él por Gonzalo Pizarro, que había conseguido salir de la selva ecuatoriana y volver a Quito. Los cargos de abandono, alzamiento y traición fueron desestimados ante las exhaustivas declaraciones de sus hombres, que dieron cuenta de su rectitud y de la honradez de sus actos.Al año siguiente, Orellana contrajo matrimonio con una joven sevillana de buena familia llamada Ana de Ayala, fue nombrado adelantado de la Nueva Andalucía y firmó con el príncipe Felipe las capitulaciones para una nueva expedición al Amazonas. Sin embargo, en sus negociaciones con mercaderes, intermediarios y prestamistas, entabladas al efecto de preparar el viaje, Orellana no pudo crear la flota necesaria. En la primavera de 1545 había conseguido reunir cuatro naves, pero estaba arruinado y no podía dotarlas de lo más necesario. Se le comunicó que, dado que no había cumplido lo estipulado en las capitulaciones, la expedición quedaba anulada.
Nuevo viaje al Amazonas
Partió de Cádiz, pero fue detenido en Sanlúcar de Barrameda, debido a que gran parte de su expedición estaba compuesta por extranjeros. El 11 de mayo de 1545, y escondido en uno de sus barcos, zarpó de Sanlúcar con cuatro barcos. Uno se perdió antes de llegar a las islas de Cabo Verde, otro en el curso de la travesía y un tercero fue abandonado al llegar a la desembocadura del Amazonas. Al llegar a la zona Orellana se internó unos quinientos kilómetros en el delta del Amazonas tras construir un barco fluvial. 57 hombres murieron de hambre y el resto acamparon en una isla del delta entre indios amistosos. Orellana partió en un bote para encontrar comida y la rama principal del Amazonas. A su regreso, encontró el campamento desierto, pues los hombres habían construido un segundo bote y partido en busca de Orellana. Finalmente abandonaron y partieron costeando hacia la isla Margarita.
Muerte
Sus sueños de gloria terminaron en el mes de noviembre de 1546 en algún punto de la selva amazónica, a orillas del río al que había dado lo mejor de sí mismo. Las fiebres dieron cuenta de la existencia de Orellana, en medio del silencio de la jungla, roto tan sólo por los gritos de los pájaros. Su tumba fue una cruz más al pie de un árbol, en el escenario más grandioso que pueda concebirse.
En Ecuador una provincia recibe el nombre de Orellana.
Fuentes
La fuente fundamental de la primera expedición fue escrita por fray Gaspar de Carvajal, el capellán que acompañó a Orellana en su exploración del Amazonas. Se trata de la Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande que descubrió por muy gran ventura el capitán Francisco de Orellana. Partes de la Relación de Carvajal aparecieron en la Historia general y natural de las Indias, de Gonzalo Fernández de Oviedo, escrita en 1542, pero no publicada completa hasta 1855. La reseña de Oviedo es especialmente valiosa porque combina partes de la Relación de Carvajal con entrevistas a Orellana y algunos de sus hombres. La Relación no fue publicada completa hasta 1895 por el erudito chileno José Toribio Medina, como parte de su obra Descubrimiento del Río de Las Amazonas. Más tarde, en 1934, fue extensamente revisada por H. C. Heaton
Volver a la página de inicio



Francisco de Orellana. Wikipedia
Francisco de Orellana Biografías y vidas
Biografía de Francisco de Orellana. José Antonio Ramos Rubio. Cronista de Trujillo (Cáceres)
Editor: FRB