Francisco Pizarro
Francisco-Pizarro-um1540.png
Francisco Pizarro González
González
, Adelantado, fue el que dirigió la Conquista del Perú. Nació en Trujillo (Cáceres) en la década de 1470 y murió en Lima (Perú) en 1541 a los 63 años de edad aproximadamente.

Familia
Era hijo natural del capitán de los tercios españoles Gonzalo Pizarro y de Francisca González, criada de su tía doña Beatriz Pizarro, era pues bastardo de un caballero de alto linaje. Le fue concedido el título de marqués.
Soldado en Europa
A la edad de 20 años se alistó en los tercios españoles que, a las órdenes de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, luchaban en las conocidas campañas de Nápoles contra los franceses. Según López de Gómara habría servido bajo las órdenes de éste, siempre como soldado, en el sur de la Península, Calabria y Sicilia. Regresó a Sevilla, donde permaneció hasta su marcha a América
Viaje hacia América
En 1502, se embarcó en la flota de fray Nicolás de Ovando, Comendador de Alcántara, extremeño que fue nombrado Gobernador de Indias por los Reyes Católicos. Salieron de Sevilla con 32 barcos y 2.500 hombres y arribaron a la isla La Española, que así la llamó Cristóbal Colón a la primera isla caribeña que descubrió en América y que hoy día comprende las naciones de Haití y República Dominicana.
Expedición a Tierra Firme
En 1508, el rey de España Fernando el Católico sometió a concurso la conquista de Tierra Firme. Se crearon dos nuevas gobernaciones en las tierras comprendidas entre los cabos de la Vela (Colombia) y de Gracias a Dios, (en la frontera entre Honduras y Nicaragua). Se tomó el golfo de Urabá como límite de ambas gobernaciones: Nueva Andalucía al este, gobernada por Alonso de Ojeda, y Veragua al oeste, gobernada por Diego de Nicuesa.Pizarro se alistó con Alonso de Ojeda en una expedición que salieron de La Española y fueron a recorrer tierra firme de la costa caribeña de la zona de Cartagena de Indias (Colombia), donde fundaron el fuerte de San Sebastián de Urabá, lugar donde después se levantaría la ciudad de Cartagena de Indias.Allí Ojeda nombró capitán y lugarteniente a Francisco Pizarro, mientras él volvió a buscar refuerzos y le dejó al mando de la expedición durante dos meses.En 1509, hubo una expedición comandada por el bachiller y Alcalde Mayor de Nueva Andalucía Martín Fernández de Enciso; en esa expedición viajó como polizón Vasco Núñez de Balboa. Con ellos y con los supervivientes Pizarro pasó al Darién donde fundaron en 1510 la ciudad de Santa María la Antigua. Vasco Núñez de Balboa muy pronto se haría con el poder.
Descubrimiento del océano Pacífico
Pizarro participó en la expedición de Vasco Núñez de Balboa que culminó en el descubrimiento del Mar del Sur (más tarde océano Pacífico) en 1513. En el acta del descubrimiento del Pacífico figura el nombre de Pizarro detrás del de Balboa y del clérigo Andrés de Vera.En enero de 1519, Francisco Pizarro arrestó a Vasco Núñez de Balboa por orden de Pedrarias de Ávila, Gobernador de Castilla de Oro. Núñez de Balboa fue condenado por traición y decapitado en Acla en 1519. De 1519 a 1523, Pizarro fue encomendero y alcalde de Panamá.
Imperio Inca
Un cacique de aquella zona llamado Panquiaco les habló de la existencia de un fabuloso Imperio. Esto se le quedó grabado a Pizarro y desde ese momento puso todas sus fuerzas en este empeño: buscar ese Imperio y para ello no iba a escatimar esfuerzos. En 1524 Francisco Pizarro, Diego de Almagro y el clérigo Hernando de Luque formaron una expedición para ir a la conquista del Imperio Inca.
La expedición
Pizarro se embarcó el 14 de noviembre de 1524 con unos 110 a hombres y algunos caballos. Almagro le seguía en otro barco con menos gente, llegaron al Puerto de las Piñas, después llamado Puerto del Hambre, llamado así porque allí se quedaron sin víveres, mientras esperaban los refuerzos de Panamá, entretanto tuvieron que alimentarse de hierbas y moluscos.Regresaron a Chichama, y allí esperaron los refuerzos y víveres de Almagro que había ido a Panamá a buscar gente con el oro del botín conseguido, para evitar deserciones y ante la posible negativa del Gobernador, porque Pizarro tenía la seguridad de que la conquista continuaría.Almagro siguió las señales dejadas en los troncos de los árboles. En Puerto Quemado perdió un ojo y varios dedos en los enfrentamientos con los indios. En la expedición de refuerzo iban más equipados, llevaban dos barcos
13_fama.jpg
Cuadro del Pintor Juan Lepiani "Los Trece de la Isla del Gallo" que escenifica el momento en que Pizarro y sus compañeros deciden emprender la conquista del Perú
mayores,160 hombres, canoas, caballos, armas y municiones y un experto piloto de Moguer, Bartolomé Ruiz de Estrada.

La conquista de Perú
Cuando llegaron al río San Juan decidió que Almagro regresara a Panamá a por más recursos y que Bartolomé Ruiz recorriera la costa hacia el Sur. Pizarro se adentró en la tierra pero sólo encontró selva impenetrable. Sin embargo Ruiz en su recorrido por la costa se topó con la famosa balsa en la que iban 20 tumbecinos con ropas tejidas de lana y algodón de vivos colores y dibujos y joyas de oro y plata.A finales de septiembre de 1526, cuando habían transcurrido dos años de viajes hacia el sur afrontando toda clase de inclemencias y calamidades, llegaron a la isla del Gallo extenuados. El descontento entre los soldados era muy grande, porque llevaban varios años pasando calamidades sin conseguir ningún resultado.Pizarro intentó convencer a sus hombres para que siguiesen adelante, sin embargo la mayoría de sus huestes querían desertar y regresar. Allí se produjo la acción extrema de Pizarro, de trazar una raya en el suelo de la isla obligando a decidir a sus hombres entre seguir o no en la expedición descubridora; tan sólo cruzaron la línea trece hombres. Los "Trece de la Fama", o los "Trece caballeros de la isla del Gallo" los hombres restantes regresaron a Panamá.Pizarro al poco tiempo se trasladó con los trece hombres que le siguieron en una balsa a la isla de la Gorgona, llamada con este nombre mítico por los remolinos que hacia el agua en sus fuentes y arroyos. Allí estuvieron varios meses comiendo cangrejos y culebras.Regresó el piloto Bartolomé Ruiz con la orden tajante del gobernador de que volviesen todos y para ello les dio un plazo. Pizarro se sirvió de sus dotes persuasivas y aprovechó el plazo para covencer al piloto Bartolomé Ruiz de que siguiese con él para explorar la costa.Con once de sus hombres, pusieron proa al Sur y llegaron a la costa de Túmbez, primera ciudad inca que vieron. Túmbez era una ciudad amurallada, muy poblada, sus campos estaban bien cultivados y regados, Nueva Valencia la llamó Pizarro, Pedro de Gandía fue el único que visitó la ciudad.Siguieron navegando hacia el sur recorriendo la costa y llegaron hasta Malabrigo. Desde allí decidieron volver a Panamá, porque eran muy pocos hombres para una conquista tan grande, ya que tenían que luchar contra el clima, los nativos y el terreno.
Viaje a España
Al llegar a Panamá descubrieron los tres socios que no contaban con el apoyo del gobernador de Panamá; porque Pedro de los Rios no quería comprometerse en una conquista que necesitaba muchos hombres. Tenía miedo de que se le vaciara la tierra, quedarse sin gente y por tanto ser destituido de su cargo de Gobernador. Ante esta negativa Pizarro decidió regresar a España para hablar con el Emperador Carlos I personalmente, porque nadie como él, que había sido el verdadero protagonista, iba a narrar al rey de una forma más directa esta gesta.
La Capitulación de Toledo
En1528 Pizarro llevó a España auquénidos, ropa, objetos de oro y plata y otras cosas para mostrar al soberano español. En Sevilla, se encontró con su pariente el conquistador Hernán Cortés que había regresado de México, que fue quien le relacionó con el rey Carlos I, a quien informó de sus planes, obteniendo aceptación inmediata.Francisco Pizarro finalmente terminó negociando con el Consejo de Indias. Estas negociaciones, se trabaron porque al parecer, Pizarro solicitó la gobernación del Perú para él y para Diego de Almagro, a lo que el presidente el Conde de Osorno se opuso, por la experiencia de Santa Marta, en donde dos conquistadores que habían ocupado el mismo cargo se habían enemistado y uno de ellos asesinado al otro.Por ello, Pizarro terminó aceptando la gobernación para él, desplazando a Diego de Almagro. Terminada la negociación con el Consejo de Indias, Francisco Pizarro y el rey Carlos I de España acordaron la firma del convenio. Ante la ausencia del rey de España, la reina Isabel de Portugal y Fracisco Pizarro ajustaron la Capitulación de Toledo, el 26 de julio de 1529.Pizarro consiguió la plena autorización para proseguir la conquista, y además, lo siguiente:
  1. Para Francisco Pizarro: los títulos de Gobernador, Capitán General, Adelantado y Alguacil Mayor de la Nueva Castilla. Extensión de su gobernación 200 leguas (1.110 km) al sur del pueblo de Santiago, Ecuador (aproximadamente hasta la actual Chincha). Sueldo: 725 mil maravedíes al año.
  2. Para Diego de Almagro: Gobernador de la Fortaleza de Tumbes. Título: Hidalgo. Sueldo: cien mil ducados.
  3. Para Bartolomé Ruiz: el cargo de Piloto Mayor del Sur.
  4. Para Pedro de Candia: el cargo de Jefe de Artillería.
  5. Para los trece caballeros de la isla del Gallo, títulos de Hidalgos.
A raíz de esta capitulación se acrecentaron las armas de la familia Pizarro que hasta entonces eran dos osos y un pino y a partir de la Conquista del Perú tendrán también la ciudad de Túmbez representada por sus murallas, cuya puerta estaba custodiada por un león y un tigre, barcos, indios y llamas.
Estancia en Trujillo
Después de firmar las Capitulaciones Pizarro pasó por Trujillo a reclutar a sus cuatro hermanos: Hernando (el único legitimo, el mayorazgo), Juan, Gonzalo y Martín de Alcántara (este hermano de madre), para que se fueran con él a la Conquista; además de amigos y de parientes como Juan Pizarro de Orellana, el cronista Pedro Pizarro, Francisco de Orellana, futuro descubridor del río Amazonas, fray Jerónimo de Loaysa que sería arzobispo de Lima.Todos ellos formarán parte de la expedición de la verdadera Conquista del Perú. Muy breve fue la estancia de Pizarro en la ciudad que le vio nacer, ya nunca más volvería a Tujillo .
Expedición para la Conquista de Perú
En Sevilla fletó dos barcos, pero antes de que llegaran los funcionarios reales del Consejo de las Indias para revisar el número de expedicionarios, se fue a la isla de la Gomera a esperar al otro navío que dejaba en Sevilla al cargo de Hernando Pizarro y Pedro de Gandía para completar la gente que faltaba para completar la expedición. En la Gomera se reunieron todos e iniciaron la travesía atlántica.
Llegada al Perú
El 20 de enero de 1531, salió Pizarro de Panamá para la Conquista, se dirigieron al reino de los cuatro Suyus: Antisuyu, Collasuyu, Contisuyu y Chinchaysuyu. La expedición constaba de tres navíos, 180 hombres y 37 caballos.Desembarcaron en la bahía de San Mateo. Encontraron algunos poblados donde sus curacas y caciques les ofrecieron de forma amistosa; comida, oro, plata y esmeraldas que martilleaban en un yunque para comprobar su dureza. Con el botín obtenido Pizarro envió los barcos a Panamá para conseguir más gente.En Coaque sufrieron una extraña enfermedad, debido a la alimentación, porque para comer recababan todas las cosas que daba la tierra y el mar.
Guerra civil entre indígenas en Perú
Cuando llegaron a Tumbez, cuyos habitantes eran partidarios de Atahuallpa, encontraron la ciudad casi destruida como consecuencia de la guerra civil que asolaba el Imperio Inca y que enfrentaba a los dos hijos del Emperador Huayna Capac, recientemente fallecido: Huáscar que era el mayor y legítimo nacido de la Coya ( mujer principal ) y Atahuallpa que era menor e hijo de una princesa quiteña.El imperio inca estaba pues en crisis. Atahuallpa con un poderoso ejercito al mando de los famosos generales Rumiñahui, Quisquis derrotaron a Huáscar y le hicieron prisionero, Atahuallpa se proclamó rey. Huáscar pidió apoyo a los españoles.Cuando Pizarro se enteró de que Atahuallpa estaba acampando con su ejercito en el valle de Cajamarca tomando baños termales le salió a su encuentro. Una encrucijada se abrió ante los españoles, por un lado el "Camino Real Inca", era lo mas cómodo, estaban bordeados de fuentes y de postes claros y oscuros para ser vistos de noche y de día y cada determinado tiempo tenían tambos, grandes almacenes de maíz, donde repostaban y descansaban los ejércitos incas.Pero los españoles dejaron de lado esta calzada fácil y eligieron un camino que todavía no estaba hecho y lo tendrían que hacer para que ellos pudiesen pasar, era áspero y estrecho, pero Pizarro y sus hombres tenían que demostrar su superioridad a los nativos para que siguiesen con la creencia de que eran seres superiores, porque creían que eran viracochas(dioses blancos).
Fundación de San Miguel
En Poechos, donde tenía su cuartel general, Pizarro decidió fundar una ciudad en la tierra de los pacíficos tallanes, vestidos de algodón, que llamaron San Miguel a orillas del río Piura, será la primera ciudad castellana que fundaron los españoles en tierras peruanas. Habían sido los primeros europeos en hollar el suelo peruano y también serían los primeros en escalar las montañas nevadas de los Andes.
Ascensión a los Andes en busca de Atahuallpa
Tras una arenga de Pizarro, un grupo de españoles inició el ascenso a los Andes, el 24 de septiembre de 1532, salieron de San Miguel, Pizarro iba al frente de cien infantes y seguido de su hermano Hernando y unos 50 jinetes emprendieron la marcha hacia los Andes en busca de Atahuallpa.El frío mas intenso en la escalada de los Andes, con sus nieves perpetuas en montañas de 4000 metros de altura, donde hasta el aire estaba helado, contrastaba con el sofocante calor y la sed que habían tenido que soportar en l a travesía del desierto de Sechura.Pizarro recibió una primera embajada con simbólicos regalos de Atahuallpa: varios patos desplumados y degollados y unas vasijas de barro con forma de fortalezas en miniatura. Los embajadores les dieron de beber chibcha( licor de maíz) en vasos de oro.Tuvieron que atravesar puentes colgantes de cuerdas, escalinatas de piedras y desfiladeros abismales hasta llegar a Cajamarca.Cada vez se iban aproximando mas a las fauces del león, la intención de Atahuallpa era apresarles si es que no eran viracochas (dioses blancos y barbudos) que venían en ayuda de su hermano Huascar para restituirlo en el trono. Sólo quería salvar a tres de los españoles: al herrador, al barbero , que hacía mozos a los hombres, y al volteador.En la tarde del 15 de noviembre de 1532 llegaron los españoles al valle de Cajamarca. Cuando entraron en la ciudad descubrieron que estaba totalmente desierta. No había nadie en los palacios de piedra de la enorme plaza, ni en el Templo del Sol, ni en la fortaleza (con sus ciclopeos sillares encajados sin argamasa y sus piedras irregulares propio de la arquitectura inca) no había nadie.Pizarro envió a Hernando de Soto con 15 jinetes al campamento inca y después a su hermano Hernando con 20 jinetes más, para una primera toma de contacto. Atahuallpa se hizo esperar, tardó mucho en salir de los baños termales y acabó con la paciencia del impaciente Hernando Pizarro.Los españoles pudieron ver con sus propios ojos que un ejército perfectamente organizado de 30.000 a 40.000 hombres tenía tomadas todas las alturas del valle de Cajamarca. Algunos cronistas describen con gran belleza como aquella noche los españoles aterrorizados veían descender al ejército inca por la ladera del monte en una procesión de antorchas.Con la mirada seguían estupefactos el luminoso avance, los movimientos del impresionante descenso del ejercito inca. Ellos eran menos de 200 de los cuales sólo 70 tenían caballos y estaban en un país desconocido.
Apresamiento y muerte de Atahualpa
Pizarro distribuyó estratégicamente sus fuerzas: los caballos formaron tres escuadrones al mando de Hernando Pizarro, de la artillería se encargó Soto y Benalcázar de la infantería. Los escondió en diversos puntos de la plaza de Cajamarca que se iba llenando de indios que traían a Atahualpa que era llevado en sus andas de plata y oro macizo por sus porteadores con adornos de plumas multicolores y con gran boato. Llevaba el llautu o borla roja en la frente símbolo de su autoridad real, iba acompañado de una comitiva de orejones (eran los nobles, los cortesanos que tenían el lóbulo de la oreja deformado por las grandes arracadas de oro que de sus orejas pendían ).Pizarro envió al dominico fray Vicente Valverde, capellán del ejército, para que hablaran a Atahuallpa de los Reyes de España y de Dios, Fray Vicente llevaba la cruz en una mano y en la otra la Biblia, la cual mostró a Atahualpa y le dijo que aquella era la palabra de Dios. Filipino el intérprete iba traduciendo del quechua. Atahualpa se llevó la Biblia al iodo como no oyó nada la arrojó al suelo y reclamó a los españoles todo lo saqueado en los tambos.Como consecuencia de esta acción se inició el combate que se inicó con el ataque de infantes y jinetes sobre la multitud de indios. los caballos relinchaban, la artillería disparaba y todo todo era confusión en el recinto. Pizarro cogió prisionero a Atahuallpa. Con el estruendo artillero los incas salieron huyendo aterrorizados.Atahuallpa ofreció llenar de oro en el plazo de dos meses la habitación donde se encontraba prisionero a cambio de su libertad, para ello mandó recoger el oro prometido por todo el Imperio. Herrando fue enviado a Pachamanca, el gran santuario de la costa y en el trayecto tuvo que poner a sus caballos las herraduras de plata. Otros fueron al Cuzco, y descubrieron el templo del Cocinara todo él forrado de planchas de oro.Pero las riquezas tardaban en llegar más de lo previsto y se especulaba que era para ganar tiempo y reorganizar el ejército inca.Almagro llegó a Cajamarca con 50 hombres a caballo y 150 infantes. El oro fue fundido para el famoso reparto de Cajamarca. Herrando fue enviado a España a traer el quinto real que correspondía al Emperador.Atahualpa mandó matar en secreto a su hermano Huáscar, al que tenía prisionero, por temor a que los españoles le pusieran de nuevo en el trono. Acusado de matar a su hermano Huáscar y de conspirar contra los españoles, Atahualpa fue ejecutado en Cajamarca el 29 de agosto de 1533, fue sentenciado a morir en la hoguera pero al bautizarse le permutaron la hoguera por la horca.
Conquista de Cuzco
Pizarro mantuvo una estrecha alianza con la nobleza del Cuzco, partidaria de Huáscar, lo que le permitió completar la conquista del Perú. Tras nombrar Inca a un hermano de Atahualpa, Túpac Hualpa, marchó al Cuzco, capital del Imperio inca, que ocupó en noviembre de 1533. Su hermano Juan fue nombrado regidor de la ciudad. El conquistador contrajo matrimonio bajo el rito católico con la hija del emperador Inca Huayna Cápac, Quispe Sisa, bautizada como Inés Huaylas. Con ella tuvo dos hijos: una primera hija que llamó como su padre, Francisca Pizarro Yupanqui y un hijo llamado Gonzalo, que murió joven.
Fundación de Lima
El 18 de enero de 1535, Pizarro fundó en la costa la Ciudad de los Reyes, pronto conocida como Lima y Trujillo, con lo que se inició la colonización efectiva de los territorios conquistados.Mientras tanto, su hermano Hernando, que había partido a España para entregar el Quinto del Rey a la corona, regresó portando el título de marqués para su hermano Francisco, y el de adelantado para Almagro, al cual se le habían concedido 200 leguas al sur del territorio atribuido a Pizarro.
Guerra civil entre conquistadores
Diego de Almagro se había ido a la conquista de Chile no sin antes mostrar sus aspiraciones sobre Cuzco. Pero la expedición a Chile no pasó del desierto de Atacama y volvió a Cuzco y entonces Almagro insistió sobre su derecho a la gobernación de Cuzco porque creía que entraba dentro de su jurisdicción.Almagro pidió a Hernando Pizarro que le entregase Cuzco, ante la negativa de Hernando, Almagro tomó el poder por la fuerza e hizo prisioneros a Gonzalo Pizarro y a Hernando Pizarro, dando así comienzo las guerras civiles del Perú entre los dos bandos de españoles, Pizarristas y Almagristas.Francisco Pizarro decidió dejar Cuzco en manos de Almagro hasta que el Emperador español lo resolviera, pero con la condición de que liberase a sus hermanos.Almagro cumplió la condición puesta por Pizarro, pero Hernando, cuando se vio en libertad, quiso vengarse de tanta humillación, por la que Almagro le había hecho pasar.
Batalla del Campo de las Salinas
Por todo ello se reanudó de nuevo la lucha entre almagristas y pizarristas. Ambos bandos se enfrentaron en la batalla del Campo de las Salinas (1538). Hernando cogió prisionero a Diego de Almagro, le condenó por rebelde, traidor y por haber desobedecido al rey y lo mandó matar antes de que llegara Francisco de Lima.
Regreso de Pizarro a Cuzco
Francisco Pizarro que estaba en Lima donde tuvo que superar unos enfrentamientos muy graves con los nativos que produjeron muchos muertos del lado español y del inca.Pizarro se dirigió a Cuzco ante la nueva noticia de la victoria de las Salinas y cuando llegó se enteró de la muerte de su antiguo socio; algún cronista dice: " Yo vi llorar al Marqués ".A partir de ese suceso envió a Benalcázar a San Miquel de Piaura en calidad de teniente de Gobernador para prevenir cualquier ataque. A su hermano Gonzalo le envíó a gobernar Quito, a Francisco de Orellana la zona de Guayaquil y a Pedro de Valdivia a Chile.
Creación de nuevas ciudades
Después de Lima, Pizarro continuó fundando ciudades. La fundación de una nueva ciudad era todo un ritual. Primero se clavaba el tronco de un árbol a modo de rollo o picota como símbolo de la justicia real y la piedra o madera de la iglesia, los dos pilares en los que se asentaban las nuevas ciudades. Los vecinos rodeaban el rollo y el capitán proclamaba a los cuatro vientos el nombre de la ciudad que se iba a fundar para servicios de Dios y en nombre del rey, también se nombraba el Cabildo de la ciudad recién fundada.El 5 de marzo de ese mismo año Pizarro fundó Trujillo para unir la Ciudad de los Reyes y San Miguel, la llamó así en honor a su ciudad natal, Trujillo de Extremadura, Arequipa es otra ciudad que funda en 1540
Muerte de Francisco Pizarro
La corona española envió a Critóbal Vaca de Castro para defender a Francisco Pizarro, pero ya fue tarde cuando llegó a Lima, porque el 26 de junio de 1541, Diego de Almagro, el hijo, llamado el Mozo y sus seguidores dieron muerte a Pizarro en su propio palacio de Lima donde vivía tranquilamente a sus más o menos 63 años, de esta manera vengaron la muerte de su padre.Los almagristas entraron en el palacio, mataron a los criados a su paso hasta que llegaron a la estancia donde se encontraba Pizarro, la clavaron la espada en la garganta, y cayó al suelo. Con él murió también su hermano de madre, Martín de Alcántara, cuya esposa Inés Muñoz fue la encargada de amortajarle y darle sepultura. Pizarro está enterrado en la Catedral de Lima.

Volver a la página de inicio

Fuentes
José Antonio Ramos Rubio. Historiador. Cronista oficial de Trujillo (Cáceres)

Francisco Pizarro. WikipediaEditor: FRB