Juan_Bravo_Murillo.jpg
Retrato de Juan Bravo Murillo en el Congreso de los Diputaos
Juan Bravo Murillo
, político y jurista. Nació en Fregenal de la Sierra (Badajoz) en 1803 y murió en Madrid en 1873 a los 69 años de edad. Fue Presidente del Consejo de Ministros de España durante el reinado de Isabel II.

Formación
Inició estudios eclesiásticos en las Universidades de Sevilla y Salamanca, pero cambió al estudio de Leyes, cuya licenciatura obtuvo en la Universidad de Sevilla el año 1825.
Docencia
Desde muy joven impartió clases de filosofía en la Universidad de Sevilla, al tiempo que continuaba sus estudios eclesiásticos y de leyes.
Jurista
Después de un período dedicado al ejercicio de la abogacía en Sevilla, luego de la muerte de Fernando VII, fue nombrado Fiscal en la Audiencia de Cádiz, que a los dos años de servicio optó por abandonar, marchándose a Madrid, donde, en unión de otro colega montó un prestigioso despacho de abogados, allí inició una publicación de carácter jurídico: el Boletín de Jurisprudencia.
Cargos políticos electos
Fue elegido diputado a Cortes en las elecciones de 1837 y 1840 militando en las filas del Partido Moderado de ideología conservadora. Como diputado destacó como portavoz de los moderados en apoyo del proyecto que daría lugar a la Constitución de 1845, y luego como presidente de la Comisión de Codificación. Conspiró contra Espartero, por lo que debió huir a Francia en 1843.
Cargos públicos de gobierno
Durante la Década Moderada (1844-1854) gobernó en España el Partido Moderado y Bravo Murillo tuvo en este periodo altas responsabilidades en los gobiernos que se formaron.En 1847 regresó de Francia y fue nombrado Ministro de Gracia y Justicia por Carlos Martínez de Irujo, luego fue nombrado Ministro de Comercio, Instrucción y Obras Públicas (1847 -1848 y posteriormente fue nombrado por Narváez Ministro de Hacienda (1849-1850) y (1851-1852).
Presidencia del Consejo de Ministros
Entre enero de 1851 y diciembre de 1852, fue nombrado Presidente del Consejo de Ministros, al mismo tiempo que estuvo al frente de la cartera de Hacienda.
Logros
Durante su mandato promovió las obras públicas y buscó los medios para sanear las cuentas del país. En materia internacional, restableció las relaciones con el Vaticano, inexistentes desde la desamortización, y firmó el Concordato de 1851. Para mejorar el funcionamiento de la administración propuso la convocatoria de oposiciones para acceder a los puestos públicos. Introdujo en 1949 el sistema métrico decimal.Como titular del Ministerio de Haciena fue un pilar fundamental de la organización de la Administración General del Estado, bajo su ministerio se dio a la luz la siguiente organización del Ministerio de Hacienda.
  • Creación de la Dirección General de la Contencioso;
  • Fundación del Boletín Oficial del Estado;
  • Nuevas leyes de contabilidad y de contratación de los servicios públicos;
  • Ley sobre jurisdicción de Hacienda en materia de contrabando;
  • Otras disposiciones referidas al arreglo general de la deuda, acciones contra el déficit, regularización en el pago de atrasos a funcionarios y pensionistas, etc.
  • Organizó el Departamento de Hacienda bajo un patrón moderno de corte burocrático.
  • Se reforzó la autoridad del Ministro sobre los directores generales. Con él se consagraron como órganos clásicos de la Hacienda Pública, las direcciones generales de Impuestos Directos e Indirectos, de Contabilidad, que fueron precedente de la actual Intervención General del Estado, de la Deuda y también de lo Contencioso.
  • Impulsó la creación de la Caja General de Depósitos,
En materia de obras públicas, cabe destacar el inicio de las obras del Canal de Isabel II , para dotar de agua potable de calidad a Madrid y la promulgación de la Ley de Puertos Francos de Canarias (1852).
Reforma de la Constitución
Una de las medidas más polémicas de su gobierno fue la propuesta de reforma de la Constitución de 1845, que acotaba la actuación de las Cortes, favoreciendo así a la monarquía, y limitaba las libertades políticas. Dicho proyecto desató una gran resistencia, incluso entre la mayoría de los moderados, seguidores de Narváez; perdida la confianza de la reina Isabel II, Bravo Murillo cayó del gobierno en 1852, dejando detrás un cúmulo de descontentos que estallaron contra sus sucesores en la Revolución progresista de 1854. La propuesta no llegó a ser respaldada y provocó la dimisión de Bravo Murillo.
Renuncia a la política
Bravo_Murillo-busto_Las_Palmas_de_Gran_Canaria.jpg
Busto de Bravo Murillo situado en la calle Tomas Morales de Las Palmas de Gran Canaria. Foto Commons

La llegada del Bienio Progresista le obligó a abandonar la política, aunque ocasionalmente sería Presidente del Congreso de los Diputados en 1858. A pesar de su ideología extremista, fue generalmente reconocido como un político honesto e inteligente.
Reconocimientos
Existen muchas ciudades españolas con una calle dedicada a Bravo Murillo, y diferentes estatuas del personaje

Volver a la página de inicio

Fuentes
Juan Bravo Murillo. Biografías y vidas
Juan Bravo Murillo. Arte Historia.
Biografía de Juan Bravo Murillo. Alberto Rull Sabater
Editor: FRB